No fue un gallo, sino, la necesidad de encontrar la escuela de circo lo que le dio el “de pie” a María. Sin siquiera desayunar fue a tocar todas las puertas del edificio hasta que encontró una casa que le dijo que la chica del apartamento 4 tenía teléfono. El júbilo con que abrió la... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: