Los tragos condujeron a una fiesta en la habitación del italiano. Pero tanto alcohol durmió a María. Luciano aprovechó para irse a la esquina de la habitación, y bajo una tenue lamparita escribir poemas de las huellas que hasta entonces María había tatuado en él. Al día siguiente, al leerlo, supo que era una nota de amor. Yo... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: