La lluvia perfecta para un aguacero de besos, los despertó. La nariz de Camilo disfrutaba despertar cerca del cuello de ella donde vivía lo más fuerte de su olor. Yo creo que aquel día jugando a engancharte termine enganchada yo. Fue lindo volar. Tú no eres tú la única que vuelas en esta relación. Pero... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: