Habana Dura, en Amazon María esperó a que el sol se escapara al mismo infinito que en unos meses se robaría a su David. La brisa le fue secando las lágrimas y en cuanto el azul del mar oscureció con todas sus ganas, salió rumbo a Siboney, a ver si en David quedaba alguna esperanza.... Leer más →

María quedó en un silencio que ni ella misma supo que guardaba. David ofrecía una versión de “amor” que ella jamás había escuchado. Lo miraba, esperando que dijera más, a ver si había entendido bien que “viceversa” era para David, la clave de la relación entre ellos. De ese “viceversa” nacía la pregunta “¿Cómo hacer... Leer más →

!Dos semanas de show en solo una noche! pensaba la instructora. La hecatombe de coreografías que debían montar y el hecho que el elenco que iba a la finca no constaba de hombres, obstinaba a las bailarinas. ¡Arriba! Échenle azúcar a esos pasos. – Pedía la instructora a la par de fuertes aplausos. Pero es que el baile... Leer más →

Rumbo a la Habana, María sujetaba los cucuruchos vacíos con una mano, y jugaba con el cucurucho del Cosmonauta con la otra. Si sigues tocándome así, nos vamos a meter contra una palma. – Le dijo Camilo tratando de controlar el Jipi. ¿Qué parte de mi cuerpo te gustó más, Cosmonauta? – Dijo María recogiendo... Leer más →

Ahora imagínate que llegaste a Cuba en los 90s y tu primera pregunta es: ¿pero y esta gente que no tiene nada, que hace tan feliz? Esta novela es una oda a ese don del cubano de saberse balancear con gracia entre las carencias y los excesos para salir adelante y llegar a su destino victorioso. Es un retrato... Leer más →

Como si todos fueran géminis, los cubanos son de almas dobles, de espíritus gemelos pero totalmente contradictorios. A veces, a tales extremos que pueden llegan a ser considerarse muy difíciles de descifrar. Un amigo canadiense, casado con una cubana, siempre me dice “solo un cubano entiende a mi cubana”. El no concibe como “de un mismo... Leer más →

Los cubanos son súper atentos con las mujeres y a las cubanas nos encanta eso. El mundo los tilda de machista, pero más bien, yo los tildo “pro-mujeres”. Porque si los tiramos contra el significado de machismo "una actitud de violencia o prepotencia de los hombres con relación a las mujeres" podemos inmediatamente descartar al... Leer más →

La casita en Buenaventura por poco se desploma cuando María entró y tiró la puerta detrás de ella. El estruendo del portón del patio delató que su padre también había llegado y la algarabía de las gallinas delató que el padre volaba sobre ellas para venir a donde María. ¿Que no me persigas más te... Leer más →

Madre cubana: por qué sus hijos la creen la mejor del mundo?

Si en algo coincidimos los cubanos es que todos tenemos “la mejor madre del mundo”, pues tenemos una madre cubana. Hay madres impecables por todo el mundo, pero lo cierto es que, no hay piedra en el mundo, por inmensa que sea, que una madre cubana no mueva por un hijo. Yo he vivido en 5 países... Leer más →

Boda con cubanos: a ver quien usa a quien?

Cuando mis amigos viajan a Cuba y se enamoran de un cubano (o una cubana) siempre me buscan para ‘consultar’ acerca de la veracidad de su relación. Tengo una amiga Canadiense, por ejemplo, que se enamoró perdidamente de un Habanero en su pasado viaje a Cuba. De regreso a Canadá vino a ‘consultarme’ y me... Leer más →

Chaca Chaca Chaca Pa: Un cuento para recordar la sensualidad Cubana

Recordando la sensualidad de Varadero. Una historia real escrita en prosa poética.

Jocy Medina

Chaca-Chaca-Chaca PA!

Luego de tantos días soleados y tardes escarlatas, esta noche, se espera un frente frío aquí en la isla. Los colores verde azules de la presuntuosa Varadero se transformaron en grises espumosos. De doncella ha pasado a bruja.

El perro aúlla calumniando a la intermitente luna que juega a la escondida entre las nubes. De yo ser perro, esta noche, le aullaría también.

Se escucha el azotar inconsolable de la mar. Se intuye la agonía de los peces revolcados por las olas y traídos a las ásperas orillas. Se disciernen los colmillos de aprovechados predadores que ensartan al mas débil. Huele a incontables peleas profundas, a estocadas finales, a saladas derrotas y a victorias.

Es una de esas noches que atrae a las ambiguas musas de ‘una vez al siglo’; de esas imprescindibles para escribir una grandiosa poesía que lea algo así como un “…y tiritan azules los…

Ver la entrada original 421 palabras más

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: